Técnica: Frente al espejo

La técnica del espejo está especialmente pensada como ejercicio de autoaceptación y autoconocimiento. Esos dos conceptos son básicos para lograr una autoestima más equilibrada y así disfrutar de mayor confianza en un@ mism@.

Esta es la técnica:


FRENTE AL ESPEJO
Sitúate frente al espejo, a poder ser de cuerpo entero y mírate con detenimiento, observante desde la punta de los pies, recorriendo tus piernas, tus caderas, tu vientre, tus pechos…despacio, fijándote bien en sus formas, sus redondeces, tu estructura ósea, fíjate bien, observa así mismo tu cintura…tus pechos…tus hombros y tu cuello, observando tu cara, tus ojos, tus cejas…tu nariz, tu boca…tu expresión facial, observa también tu cabello, su forma, su textura, el corte que llevas…
Responde a las siguientes preguntas:

¿Te gustas toda?
¿Hay alguna parte de tu cuerpo que no te guste? ¿Cuál? ¿Por qué?
¿Cómo te gustaría que fuese?
Ahora reflexiona…¿Serías mejor si cambiases esas zonas que no te gustan o por el contrario tú serías la misma?
Mírate de nuevo al espejo y desecha esas críticas para verte con nuevos ojos, eres tu quien está ante el espejo, eres tú tal cual te ves. ¿Te cambiarias por otra? ¿O empiezas a ver ese cuerpo como una manifestación de ti y lo aceptas tal cual como te aceptas a ti?
Finalmente vuelve a mirarte a los ojos.
Tu yo interno se reflejará en tus ojos. Siempre que te mires en un espejo, aunque sea por uno o dos segundos, haz contacto visual con tu imagen y repite en silencio los tres principios que constituyen el fundamento de la autonomía personal.
-              En primer lugar, di: Soy totalmente independiente de las opiniones 
               buenas o malas de los demás.
-              En segundo lugar: No estoy por debajo de nadie.
-              En tercer lugar: Soy valeroso ante cualquier desafío.

Mira tus ojos en el espejo y observa cómo se reflejan esas actitudes. Sólo en tus ojos, no en tu expresión facial. Busca el brillo de tus ojos para recordar el fuego de tu alma.

Esta técnica debe llevarse a cabo completa al menos tres veces a la semana durante dos semanas. Ni que decir tiene que la parte que dice "siempre que te mires en un espejo..." Hay que realizarla siempre y cuantas más veces mejor, cuando veas tu reflejo en un escaparate o en cualquier otro lugar repetir las frases propuestas.

Ahora solo queda ponerla en práctica. Ánimo!!!Espero vuestros comentarios.

Un abrazo,

Macarena