Aquí empieza mi libro...

La psicología de la ansiedad a través de Facebook
Somos muchos los profesionales de la psicología que tenemos página en facebook y a través de nuestras publicaciones y comentarios  intentamos ofrecer ánimo,  consuelo  o una cierta visión  de la vida que ayude a afrontar distintos trastornos emocionales  ya sean estos transitorios o perdurables en el tiempo. Evidentemente cada un@ intenta atraer a su público particular a fin de llenar su consulta o sus cursos bien sea  presencialmente u online. Todo esto es muy natural y loable pero..y ahí está el pero… desde el punto de vista general es tal la avalancha de “recomendaciones” en forma de post que las personas, que cada una con sus razones interpreta según sus creencias como es natural, al final ya no sabes que pensar.
Mi página, Sin Ansiedad, lleva un recorrido de tan solo cuatro años, con tres, cuatro o cinco posts diarios según temporadas y francamente he visto interpretaciones de mil colores y casi casi se podría elaborar una terapia general con todo lo visto, no solo en mi página sino en muchas más.
Este va a ser mi cometido en esta ocasión. Elaborar una terapia a través de los posts de facebook bien sean de mi página o de otras bien sean frases mías o de personajes históricos o públicos, bien sean de una corriente de pensamiento u otra. En pocas palabras vamos a hacer un coktail pero sabiendo que ingrediente ponemos, de donde vienen y porqué los utilizamos.

¿Porqué la ansiedad? Por una pura y simple cuestión personal. Yo sufrí ansiedad y estudié psicología para entenderme y “curarme”, la verdad es que después de cuatro años en los que aprendí muchas cosas seguía igual, tan solo después de dos terapias me desprendí de ella para siempre, a partir de aquel momento me convencí de que nadie debía de pasar  por lo mismo que yo pasé, no hay motivo ni razón salvo que personalmente no quieras dedicar tiempo a ello o a que la propia ansiedad te la juegue y te ponga las trabas que necesitas para vivir en libertad, lo cual no sería nada extraño.
¿Por donde vamos a empezar?
Empezaremos por dar una explicación de lo que es la ansiedad, esto no viene mucho en los posts…pero muchas personas afectadas por ella querrán saberlo así que adelante!!!
 Veamos…miedo y ansiedad van muy unidos son dos conceptos parejos porque la ansiedad no es más que la expresión fisiológica y cognitiva (de pensamiento) de lo que sería un miedo real no os ha pasado nunca cruzar la calle y que pase un coche a toda velocidad? Verdad que se os ponen todos los pelos de punta solo pensarlo? Verdad que os late el corazón más rápido en ese momento de sobresalto? Verdad que os ponéis en tensión total? Verdad que estáis preparad@s para lo que sea?...Saltar, correr, quedarse inmóvil…Estas son las respuestas de la ansiedad..adaptativas en ese momento y desadaptativas cuando se presentan en lo que aparentemente es “ porque sí”.
Y entonces va y pedimos ayuda a otr@s personas que no dudo sean de confianza pero que no tiene los conocimientos necesarios para ayudaros…léase terapeutas (en no sé qué) videntes…echadoras de cartas…o similares…lo cual como profesional que ha estudiado la mente humana durante años, francamente sienta fatal y no solo eso sino que luego venís con experiencias adquiridas que no corresponden ni a vuestra realidad ni a ninguna plausible  y además esperáis magia de lo que es una ciencia…al menos en parte, replicable.

Por todo ello el primer post que considero importante es este:


Bien…pues si tus respuestas son NO, no dejes que ningún advenedizo te dicte tu proceder…las “terapias”  otorgadas por personas “iluminadas” pueden tener su qué pero en ningún caso pueden sustituir ni suplantar la importancia de un proceso necesario de avance y crecimiento personal. Sé que esta segunda opción es más difícil y más costosa pero  no hay más…depender de la fe en Dios o en otras cosas es un salvavidas…depender de un@ mismo es la salvaguarda para vivir en cualquier condición. Hay quien está preparad@  y hay quien no lo está…Aquí encontraréis respuestas para tod@s pero tened en cuenta una cosa… sin esfuerzo no hay conquista.