Embarazada y con ansiedad: los riesgos de la medicación


Cómo tratar la ansiedad en el embarazo.


Durante el embarazo hay una preocupación que se mantiene constante y con más fuerza que cualquier otro pensamiento y es que el bebé nazca sano. Por eso existe un temor generalizado a tener que medicarse durante el embarazo, algo que en muchas ocasiones es inevitable. En el caso de los trastornos de ansiedad, cuando se dan al mismo tiempo que un embarazo, ¿conviene tomar medicación para la ansiedad?

Los trastornos de ansiedad no entienden de circunstancias adecuadas o de momentos oportunos. Lo cierto es que nunca es un buen momento para sufrir un problema de ansiedad, pero si hay un momento especialmente inoportuno, ese es el embarazo. Puede que estés sufriendo de ansiedad desde mucho antes de quedarte embarazada y entonces la duda es si vas a poder mantener tu medicación para la ansiedad.

Pero puede que no hayas notado ningún problema de ansiedad antes y éste aparezca durante el embarazo. Es algo muy frecuente, al igual que la depresión en el embarazo o la depresión preparto y que encuentra su origen en la preocupación excesiva que implica la maternidad, los cambios vitales que están a punto de ocurrir y, cómo no, los cambios hormonales que hacen imposible tener un mínimo de control sobre el equilibrio emocional.

Aunque se trate de un embarazo buscado y planificado, es muy normal tener miedo ante esa nueva etapa. Te surgen dudas que se convierten en temores sobre si serás buena madre, si sabrás cuidar de tu bebé, si lograrás conciliar todas las facetas de tu vida, si tu pareja te va a apoyar en la maternidad...y un sinfín de preocupaciones más que van desde tener todo listo para la llegada del bebé hasta planificar cuánto tiempo vas a poder estar de baja laborar. No es extraño que los niveles de ansiedad y estrés se disparen en este momento.

Un estudio de la Asociación de desordenes de Ansiedad de Estados Unidos, estableció que en futuras madres con trastorno de ansiedad el nivel de ansiedad aumentaba en un 52% durante el embarazo; un 32% disminuía los síntomas, y el 16% no tuvo ningún cambio.

Lo último que deseas es tener que lidiar con la ansiedad durante tu embarazo y eso se suma a tu ansiedad habitual, pero ahora estamos ante una especie de ansiedad anticipatoria. Te da miedo tener que tratarte la ansiedad con fármacos por si puede perjudicar a tu bebé, por lo que esa preocupación te genera más nervios, más angustia y más ansiedad. Debes tener claro que, en muchas ocasiones, tendrás que tratar los síntomas de ansiedad con pastillas, estés o no embarazada.

Si tomas algún medicamento, lo primero que debes de hacer en caso de tener sospecha de embarazo es a lo inmediato consultar con tu ginecólogo y psiquiatra para que ellos valoren el factor riesgo beneficio que tendría continuar o discontinuar los medicamentos. En todo caso no se te ocurra interrumpir bruscamente la medicación al enterarte de tu embarazo ya que los síntomas de ansiedad podrían ser peores para el bebé causando parto prematuro. Por ello médico y paciente debéis elaborar un plan específico que permita vivir tu embarazo de la forma más tranquila posible. Las técnicas de control de la activación a través de la relajación y/o la respiración son en estos momentos altamente recomendables.

El uso de medicamentos como los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina (ISRS) son menos peligrosos si se utilizan en el último trimestre, aunque pueden causar efectos secundarios temporales al recién nacido tales como: problemas de sueño, falta de apetito y otros síntomas; que generalmente sólo duran un par de semanas.

Así mismo, existen algunos fármacos del grupo de las benzodiazepinas que presentan grandes riesgos para el desarrollo del bebé. Lo mismo ocurre con algunos antidepresivos pero, en todo caso, cualquier decisión al respecto debe ser tomada por tu psiquiatra. Por otra parte, también parece comprobado que sufrir un gran estrés o un gran nivel de ansiedad y angustia durante el embarazo puede afectar negativamente  al bebé.
Así que si deseas quedarte embarazada o  sufres de ansiedad estándolo, no creas que debes dejar pasar tu ilusión a causa de los medicamentos. Acude a tu médico y juntos podéis buscar el tratamiento más adecuado para tu ansiedad que debe incluir una terapia psicológica, además de las beneficiosas técnicas de relajación.