Ansiedad y agorafobia. 5 Tips para empezar a trabajar.


La agorafobia acostumbra a desarrollarse a partir de uno o varios episodios de ansiedad intensa o ataques de pánico, durante estos la persona siente una sensación de muerte inminente, desrealización y síntomas físicos sin explicación alguna.
Tal como le sucedió a Laura que una noche se levantó de su cama en pleno ataque de pánico para anunciar a sus padres que se iba al hospital porque se iba a morir pero que no se preocupasen por nada...Es cuanto menos curiosa esta reacción de Laura ¿no?

A partir de ese día el miedo de Laura se trasladó de la muerte inminente al miedo al propio ataque de pánico. ¿Y si me diese en el autobús o en el metro? se decía...De manera que empezó a evitar esos lugares y para cuando se dio cuenta ya no iba al teatro ni a restaurantes, mucho menos a conciertos o centros comerciales y salía siempre a la calle acompañada. Todo lo más lejos que llegaba era a su centro de trabajo. En poco tiempo Laura se convirtió en agorafóbica.

El encierro de Laura se construyó con falsas suposiciones, con creencias erróneas y con generalizaciones referentes a la posibilidad de tener un ataque de pánico en cualquier lugar. Su afán por controlar todas las situaciones la hacían manipular también a todas las personas que habitaban en su entorno a fin de poder realizar sus tareas más cotidianas, todo ese esfuerzo controlador, evidentemente le causaba más tensión y por tanto más ansiedad y cuanta más ansiedad más miedo tenía. Todos sus pensamientos y acciones estaban concentrados en no tener miedo aún teniéndolo cada día.
En ese momento Laura ya no se reconocía, había pasado a ser una intrusa dentro de sí misma.
Su autoestima andaba por los suelos porque ya no era capaz de llevar una vida independiente, se sentía una persona profundamente desgraciada, injustamente tratada por la vida, frustrada. ¿Cómo había podido pasarle esto a ella que era una persona alegre y jovial llena de sueños e ilusiones?
Ahora Laura vive en un pequeño mundo seguro, en una zona de confort de la que no puede salir sin sentir miedo, ahora Laura ha aprendido muchas cosas para poder permanecer en esa zona de confort, está enrocada y sin salida.

¿Alguien se reconoce?

Este es aproximadamente el camino que recorren todos los agorafóbicos, sin contar claro está con el periplo de médicos que, a veces en vano, intentan paliar los síntomas físicos de la ansiedad.

La solución a la ansiedad y por tanto a la agorafobia pasa necesariamente por la terapia psicológica. El tipo de técnicas que debe constituir la terapia varía de una persona a otra pero en todo caso hay que tener algunas cosas claras.

5 Tips para empezar a trabajar

1 - Para empezar hay que rebajar el sistema de activación o alerta. En casos de alta intensidad de síntomas físicos es recomendable una medicación suave que permita trabajar a nivel cognitivo o de pensamiento. En todo caso el aprendizaje de relajación y correcta respiración es muy importante y básico para desarrollar después otras técnicas.

2 - Elevar el grado de autoconfianza y autoestima, esto por sí solo constituye una gran ayuda. A más confianza más posibilidades de empezar a salir de la zona de confort.

3 - Desterribilizar la vida. No hay nada tan espantoso u horrible, tan solo son pensamientos sensaciones o síntomas, nada más.

4 - Trabajar las creencias erróneas. Solo es cierto lo que ES lo que es solo probable no se puede considerar certeza.
5 - Cuidar el lenguaje. Todas las frases que empiecen pero o y si..deben desaparecer.

Espero que estos 5 TIPS os ayuden al menos a tener claro que es lo que hay que hacer. El cómo lo iré desgranando en otros posts aunque ya podéis empezar con la relajación ya que hay una entrada relativa a ella.