¿Porqué afecta el calor a la ansiedad?


Esta ola de calor tan persistente está provocando muchas consultas de personas que como tú sufren ansiedad ya que ésta se dispara de forma incomprensible aun estando en una buena temporada a nivel general  y me gustaría explicarte el porqué.
Es cierto que el calor puede ser un detonante para que aparezca la ansiedad ya que al igual que otros fenómenos metereológicos influye en nuestro ser.

Piensa que de entre todas las actividades incluidas el ejercicio físico, cuando más consume el cuerpo es al trabajar para mantener la temperatura interna que debe estar entre 31 y 42 grados y para ello consume una energía impresionante. Imagínate como iría un aparato de aire acondicionado si tuviese que rebajar una temperatura de 48 a 31 grados!!!  Ten en cuenta además que si nos salimos de estos rangos, algo muy difícil en realidad, la vida peligra seriamente.
Si fuera hace mucho calor se calienta tu interior y por tanto, tu metabolismo tiene que ponerse las pilas para mantener dicho margen. El responsable de aumentar tu metabolismo es principalmente tu cerebro y cuando hay temperaturas tan extremas y súbitas como las de estos días el cerebro tiene que hiperactivarse para mantenerte a salvo, pero esta misma hiperactivación produce un estado de irritabilidad que incluye síntomas de nerviosismo, cansancio y, a las personas con tendencia a sufrir ansiedad, un aumento de los síntomas.

Además el calor hace que duermas peor ya que la temperatura ideal para el descanso se encuentra entre los 21 o 22 grados y al no podre descansar correctamente aumenta el nerviosismo con lo que aún aumenta más la incomodidad y detrás de ella la ansiedad.  

Por norma general el cuerpo tiende a adaptarse a estas temperaturas pasados unos días, de hecho en el mes de agosto suele hacer más calor y lo no notamos tanto porque estamos adaptados y porque estando de vacaciones la cuestión es más llevadera.

En cuanto a la ansiedad es bueno pensar que estos efectos naturales en tu cuerpo pasarán en unos días y no darles una importancia subjetiva que no tienen, puesto que a ti no te ha pasado nada personal que haya disparado tu ansiedad.

Simplemente hace calor y para estar más cómod@ procura mantenerte hidratad@ y en “remojo” frecuente con duchas o baños que te ayuden a rebajar la temperatura corporal y ayudar así a tu cerebro, que está bajo presión, con tus actos; por ejemplo si tienes el pelo más o menos largo ni se te ocurra secarlo, déjalo bien mojado que se seque por sí solo y los helados tan ricos, son para el verano porque además de refrescar tu cuerpo por dentro le dan un aporte de azúcar extra al cerebro que le irá de maravilla.

En cuanto al sueño también podemos ayudar con simplemente no preocupándonos por este hecho, la preocupación y la ansiedad son muy buenas amigas y conviene mantenerlas lo más separadas posible. Piensa que tu cuerpo está preparado para superar sin dificultad este inconveniente que llamamos calor y una vez más tú puedes ayudarle con tu conducta y tus pensamientos.
  
Quedarse en la cama dando vueltas tan solo hace que angustiarte y activar tu sistema de alerta, de manera que si no puedes dormir levántate de la cama y no vuelvas hasta que tengas sueño. Mientras puedes ver la tele, leer un libro, darte una duchita fría, irte de paseo o acabar esa labor que tenías pendiente…aprovecha la noche para hacer cosas que te gustan y si por la mañana hay que ir a trabajar no te preocupes, tú estás  igual de “frit@” que el resto de tus compañer@s.

Este artículo no es un compendio de remedios para el calor, que hay muchos y todos sirven, sino un recordatorio de que no debemos alarmarnos ante hechos absolutamente normales y que afectan a todas las personas que nos rodean. El calor es algo para lo que adaptativamente estamos preparad@s y por tanto tenemos los recursos naturales para sobrellevarlo. Además, nos adaptamos en pocos días y por tanto no es motivo de preocupación.

Lo que sí podemos hacer es echarle una manita a nuestro cerebro para que a su vez no nos genere tanta incomodidad ni aliente de forma involuntaria nuestros síntomas de ansiedad.

Ánimo!!!

Como siempre, estaré atenta a vuestros comentarios.

Si aún no tienes tu guía " 10 recursos imprescindibles para afrontar la ansiedad" puedes suscribirte aquí.

También pueden interesarte otros artículos como:

Si quieres conocer las ventajas de la terapia online las encontrarás aquí.

Macarena Mingorance
Psicóloga especializada en trastornos de ansiedad.