Mindfulness, una forma práctica de trabajar la ansiedad.

Mindfulness, una forma práctica de trabajar la ansiedad.

En el proceso de superar la ansiedad es muy importante tomar conciencia de los pensamientos perturbadores ya que, en muchas ocasiones transitan por la mente sin que tan solo los percibamos ocasionando que el cerebro responda a ellos con los síntomas físicos tan conocidos de la ansiedad. La importancia de tomar conciencia se debe a que sin ella es imposible modificar los pensamientos…Si no sabemos lo que pasa por nuestra mente ¿cómo vamos a valorarlo, cómo vamos a neutralizarlo? Y si somos conscientes ¿cómo vamos a desenmarañar esa madeja de juicios,  valores y pensamientos muchas veces contradictorios?

Otra cosa importante a la hora de abordar el proceso de la ansiedad es aceptar las cosas, los eventos  vitales, nuestros sentimientos, nuestra conducta y  lo que hacen los demás… tal y como son,  ya que la mente ha construido y construye cada día mundos basados en el “ Y si…” ¿y si pasara esto o aquello? Y si me diera un ataque de pánico en medio de tanta gente? Y si voy conduciendo sola y me pasa algo? Y si… Y si… Esos mundos construidos en el  “Y si…” no están basados en el presente, sino en una concatenación de catastróficos futuros que simplemente no existen…no se corresponden con el mundo real, con la existencia…con el momento presente.

Además durante un proceso de ansiedad la persona suele estar “desconectada” de sí misma y de su entorno ya que está inmersa en su sintomatología y solo tiene oídos para sus síntomas, lo que no hace sino alimentarlos de forma exponencial.

A fin de trabajar todos estos aspectos básicos,  me gusta incluir en la terapia técnicas como el Mindfulness aunque requiere de compromiso y práctica (algo que muchas personas encuentran “complicado”). Un programa de mindfulness es eficaz a la hora de trabajar de forma sencilla todos los aspectos expuestos hasta ahora y combinado con otras técnicas cognitivo-conductuales se obtienen grandes resultados.

¿Qué es el Mindfulness?


Jon Kabat-zin, quien introdujo  esta práctica dentro del modelo medico en occidente, define el Mindfulness como:

    “Prestar atención de manera intencional al momento                          presente, sin juzgar”.

La experiencia de mindfulness se devela y se entrena en una disciplina o práctica llamada meditación, en algunas de sus variantes.

La práctica de meditación proviene de tradiciones milenarias que ponen énfasis en la legitimidad de la propia experiencia como fuente válida de conocimiento. La práctica se basa en entrenar el  estar presente y consciente en cada momento de nuestra vida;  acoger cualquier cosa que surja en nuestra experiencia, amorosamente y sin juicio;  abrir el corazón para hacernos amigos de nosotros mismos y permitir que surja la compasión por los demás. Nos permite recorrer el camino de nuestra vida y desempeñar nuestra labor en ella con el corazón abierto y la mente despierta.

Es evidente que la práctica de mindfulness/meditación, aun cuando hay muchos distintos tipos de meditación y muchas distintas prácticas a las que les llamamos meditación, no es, un modo de escapar de la realidad como piensan algunos; al contrario, su objetivo es permitirnos ver la realidad como es, desenmascarando las causas profundas de nuestro sufrimiento y despejando nuestra confusión mental. Consiste  básicamente en regresar una y otra vez, a la experiencia más inmediata de la realidad del momento presente, de manera  amable y sin juicio.

¿Por qué practicar mindfulness ayuda a trabajar la ansiedad?

  1. Nos ubica en el presente, y la ansiedad es la consecuencia de tener la mente en el pasado o en un catastrófico futuro.
  2. Nos contacta con nuestro cuerpo de manera que podemos darnos cuenta en el momento en el que empezamos a tensar alguna parte del mismo, y entonces podemosrelajarlo.
  3. Nos permitirá tener mayor contacto con nuestra sabiduría interior, nuestra intuición y nuestro instinto, ayudándonos a saber qué hacer en cada momento que nos sintamos en una encrucijada.
  4. Nos ayudará a mantenernos ecuánimes y tranquilos a pesar de que las circunstancias a nuestro alrededor sean desagradables.
  5. Nos permitirá darnos cuenta de qué acciones hacemos que no nos gustan o no nos ayudan, y nos será mucho más fácil evolucionar y dejar de hacerlas.
  6. Nos ayudará a disfrutar más de la vida diaria, hagas lo que hagas, estés donde estés, pues estarás en contacto contigo mismo.


Es un canal para encontrar tus propias respuestas en tu interior.

Todo ello nos proporciona herramientas eficaces para poder afrontar la confusión mental propia de la ansiedad y ayudar a nuestra mente a adoptar proporciones reales, tanto de nuestro problema como de aquello que nos rodea.

Recuerda que puedes recibir todas las entradas del blog dejando tu correo electrónico (arriba a la derecha)

Si lo deseas puedes dejarme un comentario, me encantará conocer tu opinión.